NUESTRO MANIFIESTO

Según el economista “hereje” chileno Manfred Max-Neef, las necesidades humanas son las mismas en toda época y cultura. Lo que sí cambia de una época a otra (y de una cultura a otra) es la forma de satisfacerlas.
Las necesidades identificadas son 9: subsistencia, protección, entendimiento, participación, ocio, creación, libertad e identidad. La música tiene relación con varias de esas necesidades humanas.

Con la de subsistencia al relacionarse con el descanso y la salud mental.

Con la necesidad de afecto al sustentar espacios de encuentro, permitir en ellos la expresión de emociones, pilares de la amistad.

Con la de entendimiento al promover la curiosidad, la disciplina y los ámbitos de interacción formativa.

Con la de ocio al justificar el uso del tiempo libre y la realización de espectáculos o acompañar nuestra privacidad.

Con la de creación para los que descubren y desarrollan habilidades en el canto, en un instrumento o en la danza.

Con la de libertad para los que llegan a ser audaces y rebeldes...

Y, por último, con la de identidad

...porque anima los sentimientos de pertenencia y autoestima (en este orden)
...porque constituye un símbolo, un lenguaje o un valor para determinados grupos generando ámbitos de contención (muy importante en los jóvenes)
...porque favorece el conocimiento propio y del otro;
y porque cumple un rol “constituyente” en la memoria histórica de los pueblos.

Teniendo en cuenta estos enunciados LUZ PARA MUNDOS REMOTOS pretende contribuir al desarrollo de la capacidad de audición atenta de la música del mundo, en sus eventuales y oportunos oyentes.

Río Colorado, Río Negro. Mayo 2006